Criterios que utilizan los entrenadores y las entrenadoras para elegir el método de entrenamiento

Elegir un método de entrenamiento es fundamental para poder organizar el proceso de entrenamiento de los/as jugadores/as. El método nos guía durante el proceso de enseñanza-aprendizaje del fútbol, determina la forma de trabajar y nos permite actuar en coherencia con los objetivos que nos planteamos.

En el proceso de entrenamiento es fundamental que los/as entrenadores/as conozcan las metodologías que se pueden emplear para entrenar y enseñar a jugar a fútbol. En este sentido, existen métodos diferentes, que se adecuarán en mayor o menor medida a los objetivos que nos planteamos. Entrenar de una manera concreta afecta al desarrollo del/de la jugador/a, por lo que será interesante conocer qué manera es la idónea para formar a los/as jugadores/as. El/la entrenador/a deberá tener muy claro qué criterios quiere respetar en el proceso de entrenamiento del/de la jugador/a. Existen métodos donde el/la jugador/a se adapta a la manera de entender el juego del/ de la entrenador/a y se encarga de reproducir todo aquello que el/la entrenador/a le exija. Por otro lado, existen métodos donde el/la entrenador/a se adapta a las necesidades de los/as jugadores/as y les acompaña en el proceso, ayudándoles a mejorar como jugadores/as, pero dejando que sean ellos/as los protagonistas.

No se adquiere la misma comprensión del juego si entrenas de forma analítica o global

Pensando en la evolución del entrenamiento del fútbol, cabe hacer la diferenciación de dos métodos de trabajo. Hablamos de metodologías analíticas y metodologías globales. Será imprescindible, por tanto, conocer las diferencias que existen entre el entrenamiento analítico y el entrenamiento global.

Cuando hablamos de entrenamiento analítico nos referimos a un método de entrenamiento basado en un proceso conductista, es decir, consistente en recibir un estímulo y ejecutar una respuesta.

Por otro lado, cuando nos referimos al entrenamiento global, hablamos de un método de entrenamiento donde toman más protagonismo los procesos mentales, al existir una cantidad muy elevada de estímulos que debemos procesar para poder tomar una decisión. En este sentido, y debido a las características del fútbol, creemos necesario apostar por el entrenamiento mediante metodologías globales de entrenamiento.

No obstante, es interesante mencionar que ambas metodologías de trabajo pueden ser válidas, siempre y cuando se apliquen de forma coherente y en concordancia con el proceso de enseñamiento y aprendizaje del fútbol. Aunque apostemos por el trabajo global en un deporte colectivo complejo como es el fútbol, introducir el trabajo analítico en momentos puntuales puede ser de utilidad. El trabajo analítico permite trabajar sin presión ni excesivo grado de dificultad, con lo que el jugador puede verse reforzado anímicamente. Asimismo, si necesitamos trabajar en condiciones alejadas de la competición por algún motivo en concreto, como puede ser el riesgo de lesión existente en una situación real de juego o el hecho de tener a algún jugador con niveles de fatiga muy elevados, el método analítico también nos va a permitir trabajar de una manera eficaz.

También es interesante remarcar que podemos realizar tareas analíticas que se acerquen a la lógica interna del juego. Es decir, aunque la estructura básica de la tarea sea analítica, la lógica interna de la tarea puede corresponderse a un estímulo o toma de decisiones que aparezca en el juego. Por poner un ejemplo, no es lo mismo un ejercicio donde se realicen pases por parejas sin ningún tipo de consigna (fig.1), que un ejercicio donde se pasa el balón al/la compañero/a con la intención de superar a un/a adversario/a (cono) por fuera de la forma más eficaz posible (fig.2). En este último ejercicio, aunque sea analítico, el jugador deberá valorar la trayectoria y la tensión del pase, y también la posición del/de la compañero/a respecto al obstáculo, con el fin de que lo pueda superar correctamente. Podríamos decir que en la realización del pase se manifestarán algunos estímulos visuales y consignas relacionadas con una situación de juego donde la realización del pase debe permitir al/a la compañero/a superar al/a la adversario/a con facilidad. Es evidente que un cono no se comporta igual que un/a adversario/a, pero podemos familiarizarnos con algunas consignas que aparecen en el juego real.

analiticanaliticit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *