ETAPAS EVOLUTIVAS de LOS/AS JUGADORES/AS

Iniciarse en el fútbol

A la hora de iniciar a un/a niño/a en un deporte específico, es necesario tener en cuenta cuáles son sus capacidades y habilidades básicas innatas, para orientarlos/as hacia deportes en los que pueda ponerlas en práctica, progresar adecuadamente, y disfrutar jugando. Por ello, es importante que los/as niños/as que se inicien en el fútbol lo hagan partiendo de un grado de experiencia motriz adquirida practicando otras actividades deportivas generales en edades más tempranas. Una vez hayan adquirido ciertas habilidades psicomotrices, podrán introducirse en la práctica de un deporte colectivo como el fútbol, e ir aprendiendo todas las habilidades y contenidos específicos del propio juego. Creemos que la práctica futbolística antes de los 5 años es prematura, por lo que recomendamos iniciarla a partir de los 6 años, una vez que el/la niño/a haya experimentado otras actividades psicomotrices.

Etapas de formación para un proceso deportivo coherente

Aun pudiéndose iniciar en la práctica del fútbol, los/as jugadores/as no van a ser capaces de entender la lógica interna del juego desde el primer momento. De hecho, necesitarán años para llegar a alcanzar una madurez futbolística y cognitivaque les permita comprender el juego y jugar bien dentro de sus posibilidades. A partir de esta observación, cabe señalar que en el proceso de enseñanza-aprendizaje del fútbol existen distintas etapas, relacionadas con las características de los/as niños/as. En muchas ocasiones podemos ver a entrenadores/as que tratan a los/as niños/as como si de adultos se trataran, y los introducen en el juego en condiciones demasiado complejas para ellos/as, sin tener en cuenta que necesitan un proceso para comprender la lógica interna de un deporte complejo. Es necesario, pues, proponer unas etapas de formación para ajustar el grado de madurez de los/as jugadores/as, y poder enseñarles y exigirles en función de sus posibilidades reales en cada momento.

Etapa 1: Juego egocéntrico

Los/as niños/as entre 6 y 9 años se encuentran dentro de una etapa de juego denominada egocéntrica (Lasierra y Lavega, 1994), ya que su atención se centra básicamente en el balón y en ellos/as mismos/as. Son muy individualistas, por lo cual es fácil ver cómo se acumulan muchos/as jugadores/as cerca del balón con el afán de recibirlo y poder manipularlo. Así pues, y teniendo en cuenta estas características, debemos perseguir la mejora individual de cada jugador sin intentar alcanzar éxitos colectivos.

ego

Etapa 2: Juego colectivo como suma de individualidades

En las edades comprendidas entre los 10 y los 13 años, el/la jugador/a empieza a actuar relacionándose con sus compañeros/as. Se encuentra en una etapa denominada sumativa (Lasierra y Lavega, 1994), debido a que el juego se basa en sumar las individualidades de los distintos componentes del equipo. En este contexto debemos seguir trabajando sobre las habilidades individuales de cada jugador/a, pero podemos exigir ciertos contenidos relacionados con los/as compañeros/as y el hecho de no ser poseedor del balón.

suma

Etapa 3: Juego colectivo

Esta es la tercera y última etapa. Entendemos que es la etapa donde el/la jugador/a alcanza su madurez y, por lo tanto, es sensible a aprender significativamente todos los contenidos que tienen cabida en el fútbol. Los/as jugadores/as entienden el juego como un pacto colectivo, y atienden a los distintos elementos del juego en función del rol que tienen y su relación con el equipo.

colect

Organización de contenidos

Para decidir qué contenidos queremos que nuestros/as jugadores/as entrenen, debemos tener una organización que nos permita visualizar las distintas habilidades de una forma estructurada. De esta manera, el/la entrenador/a podrá planificar y organizar el trabajo de estos contenidos de forma más eficaz.

Nuestra propuesta se basa en organizar los contenidos en tres bloques de trabajo: bloque de contenidos perceptivos, bloque de contenidos coordinativos y bloque de fundamentos individuales por demarcación.

bloques

Dentro de cada bloque se hallan los contenidos que permitirán a cada niño/a optimizar su rendimiento en el juego si dichos contenidos están programados y trabajados mediante una progresión metodológica coherente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *